El acero se ha utilizado en la construcción desde la edificación de los primeros rascacielos a finales del siglo XIX. Pero recientemente, el acero se ha convertido en una opción para edificios más pequeños e incluso residencias personales. 

El uso de acero tiene ciertas ventajas:

El acero se considera un producto «verde» porque es totalmente reciclable. De hecho, un constructor podrá comprar acero reciclado para un nuevo edificio comercial o una casa.

El material proporciona una resistencia que no obtienen los edificios construidos con marcos de madera y paredes de ladrillo. No se deforma ni se dobla, es flexible y fácil de instalar. Debido a su mayor calidad y facilidad de mantenimiento, el acero es un material de construcción atractivo, por su fácil acceso. 

También, resiste el moho y los hongos; una plaga que a veces afecta a los edificios de madera. El acero es lo suficientemente resistente como para resistir los daños causados ​​por desastres naturales, como tornados, huracanes y terremotos. Los edificios de acero son mucho más resistentes al fuego y a las termitas. Esto se debe a la mayor durabilidad que este material tiene.

Debido a la resistencia y durabilidad del acero en comparación con la madera, los arquitectos tienen más flexibilidad en el diseño de edificios y hogares, creando mayores espacios.

El truco para construir con acero es encontrar un contratista que tenga experiencia en el uso del material, así como plomeros y electricistas dispuestos a trabajar en un edificio de acero. Pero construir con acero es una inversión que vale la pena si se está dispuesto a tener como resultado una estructura que perdure en el tiempo.

Para conocer más sobre los beneficios del acero y cómo te podemos ayudar con tus trabajos de maestranza y galvanizado, contáctanos.

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *