La clave de cualquier proyecto del sector eléctrico es utilizar materiales resistentes y duraderos en los distintos climas. Esto unido a un sistema de control de corrosión de la infraestructura asegura el suministro de energía a largo plazo.

En el caso del sector eléctrico, los principales problemas de corrosión se presentan en las subestaciones y líneas de transmisión, esto tienen relación con la exposición a ambientes agresivos en los que una estrategia es utilizar e implementar recubrimientos que le agreguen a la estructura la durabilidad que necesita.

Un ejemplo perfecto es la línea Chamouchouane – Bout-de-l’Île que llevará electricidad desde el norte de Quebec a millones de consumidores en el área de Montreal, Canadá. Julio de 2019 marcó la finalización de esta nueva línea de transmisión hidroeléctrica de 735,000 voltios. Este proyecto de tres años costó 1.3 mil millones de dólares y terminó por debajo del presupuesto y antes de lo previsto.

La durabilidad y el rendimiento inigualables del galvanizado se adaptan particularmente bien a las necesidades de este mercado. Este proyecto de varios años usó 33.000 toneladas de acero galvanizado y el 84% era contenido nacional, lo que es un testimonio de la capacidad de las industrias de este país para continuar mejorando.

La naturaleza robusta del acero galvanizado es especialmente beneficiosa durante el proceso de montaje y colocación de la torre en el sitio en condiciones difíciles. Una vez instaladas, estas torres y subestaciones disfrutarán de muchas décadas de vida útil sin corrosión y prácticamente sin mantenimiento. De hecho, se unirán a un inventario de estructuras de transmisión galvanizadas que aún se encuentran en servicio sin mantenimiento, algunas ahora con más de 100 años.

En muchos de tus proyectos GVS puede estar presente, contáctanos para obtener mayor información.

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *