La versatilidad y la estética única del acero galvanizado en caliente a menudo lo convierten en la mejor opción para proyectos artísticos.  En este blog te presentamos dos ejemplos en los que el galvanizado y el arte se unieron para obtener maravillosos resultados.

Bloom es una obra maestra de arte galvanizado ubicada en el centro de Reno, Nevada. El oscurecimiento y el brillo de la floración le dan vida a la pieza. Su belleza es difícil de retratar, pero se puede describir mejor como testigo de la belleza y la creación de la vida. El galvanizado en caliente se utilizó para una mayor protección contra la corrosión y para proporcionar un aspecto uniforme a la obra de arte.

 Esta obra maestra de arte galvanizado en caliente, mide aproximadamente 6 metros de alto y 2,4 metros de ancho. Michael Christian, el dueño de Xian Productions, creó la escultura en cuatro secciones.

La primera es el área de la base inferior cortada en cientos de pequeñas piezas y luego las soldadas para crear la textura gruesa, similar a la corteza. La segunda son los once brotes se hicieron doblando meticulosamente cientos de alambres de un cuarto de pulgada, luego soldando un anillo de acero para mantenerlos unidos. 

La tercera sección, los tallos se fabricaron a partir de tubos redondos cortados en diferentes longitudes y soldados para dar la apariencia de crecimiento progresivo durante muchos años. Finalmente, las hermosas flores en la parte superior de la pieza están fabricadas con alambres de media pulgada, entrelazados para que parezcan capullos de flores. Cada flor tiene una luz, configurada para atenuarse y brillar en diferentes momentos durante la noche.

Christian utilizó el galvanizado en caliente en esta pieza porque sabía que el recubrimiento de zinc protegería de manera confiable su arduo trabajo a través del clima variable en Reno. Además de la protección contra la corrosión extendida, Christian trabajó con el galvanizador para garantizar que el galvanizado ofreciera un aspecto uniforme.

Otra escultura es el Águila Triberg, ubicada en Triberg, Alemania. Esta impresionante escultura gigante del Águila marca la entrada al Nuevo Greifvogel- und Eulenpark, un nuevo zoológico de aves rapaces en Triberg, en el corazón de la Selva Negra. 

Con una arquitectura intrincada, era importante que la pieza estuviera protegida, lo que llevó a la decisión de galvanizar la escultura y el soporte. El recubrimiento galvanizado no solo proporcionó el acabado estético deseado, sino que también garantiza que la escultura estará protegida de los elementos ambientales, evitando daños y corrosión.

Esta increíble escultura fue creada por los escultores Gary y Thomas Thrussell, un equipo de padre e hijo provenientes de Cornwall, Reino Unido. Más de 450,000 personas acuden a la ciudad de Triberg cada año y ahora serán recibidas por el Águila con una envergadura de 2.5 metros. 

Para conocer más sobre las aplicaciones del acero galvanizado, visita www.gvs.cl

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *