Los procesos de soldadura pueden afectar la galvanización en términos de calidad del revestimiento, distorsión y crear un mayor potencial de grietas en casos aislados. Al tomar medidas adecuadas, estos problemas pueden solucionarse.

Es una buena práctica garantizar que toda la fabricación se realice antes del galvanizado. Normalmente, se debe tener en cuenta la necesidad de un diseño previo a galvanizar, esto se puede lograr para así garantizar la continuidad del recubrimiento galvanizado en toda la pieza. Sin embargo, en casos individuales puede ser necesario realizar modificaciones en un componente galvanizado o unir dos componentes galvanizados por separado de manera que se requiera soldadura.

Cuando se hace ensamblado de piezas mediante soldadura posterior al galvanizado, surge una dificultad: la soldadura de materiales ya galvanizados es engorrosa y complicada. Para ayudar a los soldadores podemos realizar el siguiente protocolo:

1º. Pintar con pintura de enmascaramiento las zonas que sabemos que han de ser soldadas después de galvanizadas.

Esa pintura impide la toma de zinc en esa zona sobre la que irá el cordón de soldadura (es suficiente una anchura de 2 o 3 cm. a cada lado). La pintura debe aplicarla el taller que fabrica las piezas, para que cuando lleguen a la planta de galvanización esté debidamente adherida y resista todo el proceso de desengrase, decapado e inmersión en zinc fundido, sin que salte. Esta pintura queda carbonizada al entrar la pieza en el zinc fundido.

2º. Con un cepillo metálico se eliminan los restos de pintura requemada y se limpia la superficie de ambas partes que van a ser soldadas.

3º. Se realiza la soldadura de manera totalmente normal.

4º. Tanto sobre el cordón de soldadura realizada como sobre el resto de superficie que ha quedado sin zinc hay que aplicar un proceso de reacondicionamiento o protección. Se puede hacer tres procedimientos posibles:Proyección térmica de zinc o metalizado a pistola: . Pintura rica en zinc de calidad adecuada (es el sistema más práctico) o barritas de aleación de bajo punto de fusión.

En GVS podemos ayudarte con todas las dudas que tengas sobre el galvanizado y los requerimientos para que tus piezas queden lo mejor posible. Recuerda que contamos con expertos, contáctanos y deja todo en nuestras manos.

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *