El recubrimiento galvanizado aplicado por inmersión en un baño que contiene zinc fundido  y que no solo proporciona un alto nivel de protección contra la corrosión, sino que también es muy robusto, de modo que normalmente resistirá la manipulación. Sin embargo, el recubrimiento puede estar sujeto ocasionalmente a pequeñas áreas de daño mecánico, típicamente como astillas en los bordes o esquinas cuando hay un mal manejo de la pieza. En tales casos, es necesario reparar el recubrimiento galvanizado.

Cuando la pieza galvanizada está sujeta a un daño, la reparación del revestimiento galvanizado puede realizarse de acuerdo con los siguientes requerimientos:

  1. Se pueden reparar áreas de hasta aproximadamente 10 cm2 (por ejemplo, 2 cm x 5 cm)
  2. Si más de un área requiere reparación en una pieza, el área total a reparar no debe exceder el 0.5% de la superficie total de la misma
  3. Las técnicas de reparación incluyen: la aplicación de una pintura o pasta rica en zinc de buena calidad, el uso de una barra de zinc de bajo punto de fusión o la pulverización térmica de zinc
  4. Después de la limpieza, se debe aplicar suficiente producto de reparación para lograr un espesor de recubrimiento mínimo de 100 μm

 En la práctica, la mayoría de las reparaciones se realizan con una pintura o pasta rica en zinc que puede aplicarse con brocha o aerosol. Idealmente, el producto utilizado debe contener al menos 90% de zinc en peso, la clave es seguir las instrucciones del fabricante y asegurar que se apliquen suficientes recubrimientos para lograr el requisito de espesor de recubrimiento de reparación de 100 μm.

Las barras de zinc de bajo punto de fusión se usan con poca frecuencia y tienden a limitarse a la aplicación en superficies horizontales ya que es difícil lograr el espesor de recubrimiento requerido en superficies verticales. Aunque la pulverización térmica de zinc proporciona la mejor reparación, su uso es muy limitado, ya que requiere un equipo especializado, por lo que generalmente solo se usa si hay áreas muy grandes de daño mecánico que superan los 10 cm2.

Un procedimiento de reparación típico implica la limpieza del área afectada seguido de la aplicación de una pintura o pasta rica en zinc adecuada. El procedimiento para este tipo de reparación comienza por limpiar todas las áreas de renovación a fondo para eliminar óxido / incrustaciones, suciedad / contaminantes y sales de zinc soluble.

Luego debe agitar para mezclar la pintura. Para un producto aplicado con aerosol, rocíe el área no recubierta de aproximadamente 25-30 cm en ráfagas cortas para producir el recubrimiento requerido. Los productos sin aerosol pueden aplicarse con brocha.

La capa renovada debe llegar al espesor requerido, esto se logra mediante la aplicación de una serie de capas base (con una capa de acabado final, si es necesario) permitiendo suficiente tiempo entre la aplicación de las capas base para el secado (consulte las instrucciones del fabricante).

En GVS estamos para ayudarle con todo lo que necesite, si tiene dudas en cuanto a su requerimiento solo contáctenos y con gusto le ayudaremos.

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *