Hoy día en la industria metalúrgica, hay muchas formas de prevenir la corrosión y la galvanización es una de las más populares. La galvanización de metales implica recubrir un metal base con zinc para protegerlo del ambiente exterior. A pesar de su uso generalizado, ¿Sabías que existen riesgos para la galvanización de metales? Pues esto no es mito, hoy en GVS queremos que conozcas algunos riesgos que debes tener en cuenta si es que aún no los conocías .

 Los fundamentos de la galvanización

Si nos damos cuenta, la galvanización de metales está en todas partes a nuestro alrededor, lo puedes encontrar tanto en señales viales como en  piezas de automóviles. ¿Porque? Esto se debe a que los metales son propensos a la corrosión u óxido. Muchas empresas utilizan diversos métodos para proteger sus productos metálicos, incluyendo la galvanización. 

Específicamente, la galvanización protege los metales de las siguientes maneras:

Crea una capa protectora que separa el metal base de su entorno. La capa de zinc en un poste de la lámpara lo protege del viento, la lluvia y el hielo.

Protege el metal base a través de la corrosión galvánica. La capa de zinc tiene diferentes propiedades electroquímicas del metal base. Cuando ambos están en presencia de un electrolito, la capa de zinc se corroe a un ritmo más rápido mientras que el metal base se corroe a un ritmo más lento. En otras palabras, la capa de zinc se sacrifica para proteger la base.

Tipos de galvanización:

Veamos las cuatro formas diferentes en que las empresas galvanizan sus metales:

 Electrogalvanización: el metal se coloca en una solución electrolítica, típicamente cianuro de zinc o sulfato de zinc. El zinc se adherirá al metal para crear una capa de protección.

Inmersión en caliente: el metal se coloca en un baño de zinc fundido. Las capas de aleación y una capa externa de zinc se crean por la reacción entre el zinc fundido y el metal base.

Pulverización metálica: se pulveriza una capa de zinc sobre el metal base, luego se calienta para formar la capa protectora.

Sherardizing: el metal se coloca en un recipiente cerrado con polvo de zinc. Luego, el recipiente se calienta en un horno, donde el zinc se funde para formar una capa protectora alrededor del metal base.

Ahora, conocemos lo básico sobre metales, galvanizados, usos y tipos, pero existen varios inconvenientes y peligros que debes conocer:

  • Los rasguños que cortan una capa de zinc hacen que el metal base sea vulnerable a los elementos externos. Por ejemplo, un rasguño profundo en un farol deja la posibilidad de que el agua se filtre durante un dia de lluvia. Esto podría provocar corrosión sobre el área humedecida y extenderse por el resto del poste. 
  • Algo mucho más comprometedor que un poste de luz, los metales comprometidos pueden provocar situaciones peligrosas. Las tuberías de agua galvanizadas que se corroen pueden liberar plomo en el suministro de agua, un poco más preocupante que un farol corroído.
  • Los peligros con galvanización también se encuentran en los procesos mismos. La inmersión en caliente y el sherardizing implican soluciones fundidas, que presentan riesgos para la seguridad de los trabajadores. La exposición a los humos del óxido de zinc u óxido de magnesio puede causar fiebre por humos metálicos.
  • Finalmente, no se pueden descartar los efectos ambientales de la galvanización. Las áreas cercanas a las plantas industriales pueden ver niveles más altos de zinc en sus suministros de agua si las aguas residuales no se tratan adecuadamente. Esto podría conducir a un aumento en los niveles de ácido que afectarían la vida silvestre cercana. Aunque el zinc es un elemento más sostenible que el plomo, el error humano aún puede conducir a impactos ambientales que superan los beneficios.

 GVS: la solución más segura

¿Cómo se pueden evitar  los peligros de la galvanización? En GVS te ofrecemos protección contra la corrosión. También obtienes:

Durabilidad y calidad del metal extendida en el tiempo

  • Adaptabilidad según el entorno o ambiente
  • Moderna estética e imagen
  • Duración del galvanizado oscila entre: 
  • 40-100 años en ambiente urbano
  • 20-40 años en ambiente industrial
  • 10-20 años en entorno marino

Si bien la galvanización de metales no desaparecerá pronto, GVS es una solución segura y mucho más efectiva, hablemos sobre tus necesidades de galvanización, haz clic en este enlace http://bit.ly/39SuQTH

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *