El Bahá’í es una religión mundial con más de ocho millones de seguidores. Los edificios sagrados de los Bahá’í son llamados „casas de devoción“ y sólo hay construidos ocho en todo el mundo.

Catorce años en la fabricación, la octava casa fue terminada solamente el año pasado en Santiago de Chile. El Templo de América del Sur está situado al este de Santiago, al pie de las montañas andinas, diseñado por el arquitecto persa Siamak Hariri. Los Bahá’ís tienen la ambición de construir sus casas de devoción lo más perfectamente posible y, por lo tanto, emplear sólo materiales de alta calidad. Para el templo en Chile el arquitecto tuvo que diseñar un edificio con una vida útil de 400 años. Fiel a la tradición, el templo Bahá’í chileno tiene un diseño circular y nueve entradas. Montado sobre almohadillas de aislamiento sísmico, el edificio tiene una altura de 30 m, con un elaborado esqueleto de acero galvanizado que soporta nueve velas de torsión de alabastro blanco y paneles de vidrio blanco. Cada molde de los 2.000 paneles es único, por tanto, la carga sísmica tenía que ser probada para cada panel. Las velas convergen por encima de un sólo espacio abierto y el entresuelo en un ápice de 2.7 m de ancho.

Para conseguir las formas complejas y curvilíneas de la estructura, los diseñadores innovaron en muchas áreas: la adopción temprana (en 2003) del diseño asistido por ordenador 3D, impresión 3D y fabricación de CNC; y dirigieron cuatro años de investigación de materiales para desarrollar el cerramiento con revestimiento de cristal en colaboración con el Estudio de Jeff Goodman.

¿Quieres saber más acerca del Galvanizado y sus beneficios? Haz click aquí

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *