✓ Larga duración: Un recubrimiento galvanizado de 80 micras de espesor puede durar hasta 100 años en ambiente natural, 40-100 años en ambiente urbano, 20-40 años en ambiente industrial y 10-20 años en entorno marino.

✓ Mantenimiento cero: Los recubrimientos galvanizados no necesitan mantenimiento.

✓ Muy económico: El costo inicial de la galvanización es muy económico. Y a la larga, debido al nulo mantenimiento de los recubrimientos galvanizados, sale más económico que pintar.

✓ Muy versátil: Se puede galvanizar desde pequeñas piezas, como clavos y tornillos, hasta grandes elementos estructurales.

✓ Absolutamente fiable: La galvanización en caliente es un proceso sencillo, controlado y perfectamente especificado por normas nacionales e internacionales.

 ✓ Es resistente: La galvanización en caliente del acero produce recubrimiento metalúrgico de zinc muy resistente a golpes y abrasión.

✓ Compatible con todo: Se puede pintar y combina muy bien con el hormigón, el acero inoxidable y el aluminio.

✓ Servicio profesional: El galvanizador es un auténtico profesional que sabrá aconsejarle en todo momento: desde la concepción de la pieza o de la obra, hasta la elección de los materiales.

✓ Totalmente manejable: Además de pintar, también se puede soldar. El uso de estructuras galvanizadas soldadas o atornilladas hace que disminuya el tiempo de construcción.

✓ Muy rápido: Los productos galvanizados en caliente pueden emplearse de inmediato, sin operación alguna e independientemente de las condiciones atmosféricas, y pueden almacenarse sin riesgo de deterioro. 

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *