El proceso de galvanizado puede encontrarse en gran variedad de aplicaciones en nuestro día a día, desde la construcción hasta el transporte o electrónica. Encontramos chapas y tubos galvanizados en:

  • Ingeniería civil: estructuras metálicas de edificios (vigas, etc.), estructuras de plantas de combustible o torres eléctricas, puentes, escaleras y pasamanos, pasarelas, balcones, toldos, etc.
  • Arte: esculturas, monumentos, elementos decorativos metálicos para parques, etc.
  • Hormigón armado: las barras galvanizadas son especialmente utilizadas en ambientes de alta salinidad o climas adversos varios.
  • Dispositivos de fijación: tornillos, tuercas, arandelas, clavos (ojo, algunos son zincados).
  • Industria del automóvil: guardabarros y otros elementos de la carrocería.
  • Ingeniería rural: instalaciones interiores o exteriores para animales, invernaderos, mataderos, etc.
  • Mobiliario urbano: bancos, marquesinas, señalización de tráfico, quitamiedos, columpios, etc.
  • Infraestructuras de transporte: estructuras de trenes o barcos, aeropuertos, catenarias, vallas, vías, etc. 

¿Te gustaría saber más? http://bit.ly/2DaHnDX

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *