El acero es un pilar en la construcción moderna y lo ha sido desde el comienzo de la revolución industrial. 

Ingenieros, arquitectos y profesionales de la construcción confían en la resistencia y la durabilidad que proporciona el acero; sin embargo, tan pronto como el acero se expone al medio ambiente, comienza a corroerse.

El galvanizado en caliente protege al acero de la corrosión debido a una unión metalúrgica que se produce cuando el acero se sumerge en zinc fundido. La reacción crea capas intermetálicas, más duras que el propio acero base, lo que da como resultado un revestimiento extremadamente resistente a la abrasión que puede durar décadas.

La corrosión produce a nivel mundial pérdidas económicas irreversibles. Se dice que el galvanizado es el secreto de la eterna juventud para los proyectos metálicos.

Categorías: Blog Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *